La Religión y el Complejo de Édipo





La religión supone una representación del complejo del padre derivado del complejo de edipo. El asesinato del padre por la horda primitiva tendría que ser redimido de diversas maneras, por ejemplo la muerte del hijo. (Cristo en la cruz).

El grupo humano primitivo estarìa compuesto por un padre cruel, que acaparaba a todas las mujeres del clan para su disfrute, manteniendo a sus hijos bajo amenaza de castración. Esto causaba en los hijos un sentimiento ambibalente ya que por un lado admiraban el poder y la fuerza del padre, amparándose en su protección de manera amorosa, por otro lado deseaban ocupar el puesto del padre y disfrutar de todos sus privilegios. A causa de esto los hijos planean dar muerte al padre, pero al ver que no todos podían gozar de los atributos paternos se vieron en la necesidad de someterse a un reglamento que fuera igualitario.

Ante el remordimiento de tal crimen, y sometidos por el ancia de protección paterna, erigieron la representación de un dios padre todopoderoso. Esta es la figura del padre, ahora convertida en dios, que recobra para la humanidad su fuerza dominante y protectora. Pero a su vez es cruel y despiadado con los que le son infieles.

Para Freud el sacrificio de Cristo esconde la intención de reiterar el asesinato del Padre ya que el cristianismo diviniza al hijo que se sienta en el trono del padre con el objeto de suplantarlo.
En otras palabras, el cristianismo es una religión del hijo y se cumple el deso de eliminar al padre planteado inicialmente.

La religión es, por lo tanto, una neurosis colectiva, el hombre sucumbe a la dependencia esclavizante de la figura paterna, de la que no puede desprenderse debido a su ansia de protección y a la angustia ancestral por el crimen cometido. Esto responde a la necesidad infantil de ser protegido por el padre que asegura el orden y la cohesión de la familia (Sociedad).

En conclusión siempre existirá la tensión entre el amor y el odio experimentado hacia el padre por parte de los hijos a cuasa del afán de liberarse, suprimiendo al padre. Pero siempre existirá la oportunidad de regresar al seno paterno y someterse a su dictadura mediante la comida totémica. (El sacramento de la comunión).

2 comentarios:

Hellthroat dijo...
21 de enero de 2011, 19:36

Mejor descrito no podria estar!!! Muy bueno el post!!!

Lastima que ademas de complejo de Edipo fallido se halla transformado tambien en negocio jajajaja

Rubén Lijó Sánchez dijo...
22 de enero de 2011, 4:11

¡Oye, Muy bueno éste! ;) Lo comparto por ahí.

"La religión es, por lo tanto, una neurosis colectiva, el hombre sucumbe a la dependencia esclavizante de la figura paterna" Esa parte quedó genial...

¡Un abrazo! ;)

Deja un comentario

Volver al inicio Volver arriba Bibliofilia. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.